Tormenta Laura comienza a golpear a Cuba

    LA HABANA- La tormenta tropical Laura llegó reforzada a aguas costeras del este y sureste de Cuba, donde está dejando lluvias, fuerte oleaje y vientos huracanados, unas condiciones que se extenderán este lunes en su recorrido por la isla camino al Golfo de México.

    En la histórica ciudad de Baracoa, situada en el extremo oriental del país, se llegó a registrar una ráfaga de viento de 146 km/h, según el Insmet, prueba de la extremada virulencia del temporal, cuya fuerza ha aumentado en su trayecto por el Paso de los Vientos tras dejar Haití.

    Las primeras imágenes difundidas en la televisión estatal y en las redes sociales muestran cómo el fuerte oleaje desatado por Laura y las intensas lluvias causaron las primeras inundaciones en áreas costeras de Baracoa, en la provincia de Guantánamo, mientras en otras zonas de la región oriental se observan palmeras agitadas y derribadas por los vientos.

    CUBA, PREPARADA PARA LO PEOR

    Laura mantendrá la misma velocidad de traslación mientras se desplaza por aguas de la costa sur oriental, donde el sistema podría ganar en organización, justo antes de penetrar esta noche por el litoral sur entre Santiago de Cuba y Granma, de acuerdo al Insmet.

    Este lunes, la tormenta seguirá recorriendo Cuba de este a oeste hasta abandonar la isla la tarde o la noche del martes, según los pronósticos.

    Ante la amenaza del impacto de la duodécima tormenta tropical de esta temporada de ciclones en el Atlántico, el Estado Mayor de la Defensa Civil cubana ha establecido la fase de alarma para las provincias del oriente y la central de Camagüey, y la de alerta ciclónica para las ubicadas en el centro del país.

    Así, se ha evacuado a la población en zonas vulnerables y las autoridades locales están listas para aplicar cuando sea necesario sus planes de evacuación en las poblaciones costeras, entre otras medidas, para prevenir pérdidas humanas por los fuertes vientos, lluvias y oleaje que se esperan en toda la isla durante las próximas 24 horas.

    Se prevé que la tormenta llegue en la tarde del lunes a las inmediaciones de La Habana, donde las autoridades han comunicado que se preparan para «la peor de las variantes» si el temporal se fortalece y convierte en un ciclón.

    En especial han advertido de que los planes de evacuación deben prever situaciones como penetraciones del mar -particularmente en los municipios costeros- lluvias intensas y derrumbes de viviendas en el caso de que el temporal afecte las zonas de mayor concentración urbana de la ciudad.

    El Estado Mayor de la Defensa Civil también ha hecho un llamamiento a que en los planes de contingencia se respeten las precauciones sanitarias para prevenir la propagación de la COVID-19, especialmente en la capital, donde se concentra la mayor tasa de contagios y centenares de personas se encuentran en hospitales y centros de aislamiento.

    Una vez que Laura abandone Cuba, se espera que gane intensidad en su paso por el Golfo de México y se dirija aún más reforzada (de hecho existe la posibilidad de que se convierta ahí en huracán) a territorio estadounidense, donde previsiblemente entrará por el estado de Luisiana entre el miércoles y el jueves, según el NHC.

    LUISIANA, AMENAZADA POR MARCO Y LAURA

    Luisiana se encuentra en alerta por partida doble, ya que espera la llegada inminente de un primer huracán, el Marco, que según los pronósticos arribará al estado sureño este lunes. Las autoridades han advertido de que no habrá tiempo para responder a los daños del primer temporal antes de recibir a Laura.

    En varias comunidades de la zona costera de Luisiana se han emitido órdenes de evacuación obligatoria. Su gobernador, John Bel Edwards, también advirtió de que probablemente no haya tiempo de restablecer la electricidad entre uno y otro ciclón, y pidió a los ciudadanos que busquen refugio seguro desde la noche del domingo.

    En los vecinos estados de Texas y Misisipi también se han tomado medidas por Marco y Laura, y se ha solicitado a los habitantes de las zonas posiblemente afectadas que se preparen con antelación y busquen lugares seguros.