¿Qué tan necesario es extender el toque de queda durante la reactivación de la economía?

    ¿Qué tan necesario es extender el toque de queda durante la reactivación de la economía?

    Con la intención de mantener el toque de queda, evitar un “descontrol” de los casos de contagios del covid-19 y posterior colapso del sistema de salud dominicano, así como continuar con la “desescalada” de la economía, el presidente Danilo Medina solicitó una quinta prórroga de estado de emergencia por 17 días.

    El actual estado de emergencia vence el próximo sábado. La solicitud ha encontrado escollos de diversos sectores y líderes políticos del país.

    Para el economista y decano de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD), Jorge Báez, el estado de emergencia debería extenderse del 14 de junio hasta que se inicie la cuarta y última fase de reapertura, pautada para el 1 de julio.

    “Las fases procuran que podamos recuperar el ritmo de las nuestras actividades y reactivar la dinámica comercial que de por sí como se ha contemplado, en la fase 3 ya estaría bien activa”, enfatizó Báez.

    En tanto, para el coordinador de la Escuela de Economía del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec), Rafael Espinal, el toque de queda, que limita la movilidad de las personas en horas de la noche, “es absurdo”, ya que asegura que los contagios igual se producen en todos los horarios e incluso de noche.

    “El toque de queda, por el contrario, genera dificultades a las empresas industriales, crea presiones a la cadena logística de distribución, saturación de personas en bancos, supermercados y centros de servicios por el horario recortado, además de que distorsiona la buena marcha de pymes”, asegura el economista del Intec.

    Entiende que se debe apelar a la conciencia ciudadana para su autoprotección y movilizar al máximo el sistema de transporte público, abrir los negocios aún cerrados y la economía en general. “La crisis económica generada por las restricciones de movilidad, de mantenerse un largo tiempo provocarán efectos peores que la propia pandemia del covid-19”, advirtió Espinal.

    Actualmente, el toque de queda inicia, de lunes a sábado a las 7:00 p.m. y concluye a las 5:00 a.m. Los domingos tiene horario de 5:00 p.m. a 5:00 a.m.

    Al respecto, Báez entiende que se puede intentar dividir y espaciar más los horarios del toque de queda para mejor flujo y coincidencia de personas en las horas picos, específicamente para el momento de la fase cuatro, donde mucha gente saldrá a las calles.

    También cree necesario permitir la apertura de los negocios de operaciones nocturnas y que el Gobierno vaya estableciendo los protocolos adecuados para cuando las empresas de ocio y diversión inicien sus operaciones y así evitar un aumento considerable de contagios de covid-19.