Papa exige el fin de la guerra en Ucrania: ¡En nombre de Dios, paren esta masacre!

9
Papa expresa dolor por la guerra en el Ángelus. FUENTE EXTERNA.
Papa expresa dolor por la guerra en el Ángelus. FUENTE EXTERNA.

VATICANO, (ACIPRENSA).- Después de rezar el Ángelus del segundo domingo de Cuaresma, el Papa lamentó la situación de las víctimas de la guerra en Ucrania y exigió el cese del conflicto antes de que las ciudades “se conviertan en un cementerio”.

Tras el rezo del Ángelus del segundo domingo de Cuaresma, el Papa Francisco expresó ante los fieles de la Plaza de San Pedro su profundo dolor por la situación que se está viviendo en Ucrania. 

Al finalizar el rezo a la Virgen María, el Papa Francisco habló de Mariupol, la ciudad ucraniana conocida como “la ciudad de María”, que se ha convertido en el lugar que más severamente está sufriendo los ataques de Rusia. 

Desde hace varios días, los soldados rusos han sitiado la ciudad y los civiles se encuentran atrapados sin apenas luz, comida o calefacción. Los que no logran sobrevivir son enterrados en fosas comunes que, según denunció el Patriarca ucraniano Sviatoslav Shevchuk, no se veían desde la época nazi. 

Este 13 de marzo se cumplen 9 años desde que el Papa Francisco fue elegido Obispo de Roma, una fecha marcada por el dolor de una guerra que ya se ha llevado por delante miles de vidas inocentes.

Han sido a estas personas a las que el Papa ha recordado tras el rezo del Ángelus, donde ha asegurado que “ante la barbarie de la matanza de niños, inocentes y civiles indefensos, no hay razones estratégicas que valgan: lo único que hay que hacer es poner fin a la inaceptable agresión armada, antes de que reduzca las ciudades a cementerios».

de inocentes y civiles desarmados, no hay razones estratégicas que tengan solo cesar la inaceptable agresión armada, antes de que reduzca la ciudad a un cementerio”. 

“Con dolor en el corazón, uno mi voz a la de la gente común, que implora el fin de la guerra, en nombre de Dios, que se escuche el grito de quien sufre y se ponga fin a los bombardeos y a los ataques”, rogó el Santo Padre.

A continuación, el Papa exigió a los dirigentes llegar a una “verdadera negociación” y pidió, como en otras ocasiones, “que los corredores humanos sean verdaderamente efectivos y seguros”. “En nombre de Dios os pido, ¡parad esta masacre!”, dijo el Papa dejando ver su frustración y dolor ante la guerra. 

“Quisiera una vez más, exhortar a la acogida de tantos refugiados en los cuales está presente Cristo, y agradecer la solidaridad que se ha creado”. 

Por último, antes de dedicar un tiempo de silencio para orar por el fin de la guerra, el Papa pidió a todas las comunidades diocesanas y religiosas “aumentar los momentos de oración por la paz. Dios es sólo el Dios de la paz, no es el Dios de la guerra, y quien apoya la violencia profana su nombre”, concluyó.