Obtuvo $3.9 millones en fondos de ayuda de COVID-19. Los utilizó para comprar un Lamborghini

Un hombre de Florida ha sido acusado de obtener $3.9 millones en préstamos del Programa de Protección de Cheques (PPP, por sus siglas en inglés) y utilizarlos para comprar un carro deportivo y otros artículos de lujo en Miami Beach.

Según el Departamento de Justicia, David T. Hines, de 29 años, compró un Lamborghini Huracán del 2020 por aproximadamente $318,000 tras recibir préstamos de alivio de COVID-19 para sus supuestamente afectados negocios.

Las cuatro empresas de mudanzas de Hines, basadas en el sur de la Florida, solicitaron siete préstamos de la Administración de Pequeños Negocios (SBA, por sus siglas en inglés) por un total de $13.5 millones a través de Bank of America, alegando que el dinero se gastaría en al menos 70 empleados.

El banco aprobó tres de sus solicitudes, por un total de $3,984,557, de acuerdo a la denuncia penal en el Distrito Sur de la Florida.

Sin embargo, dichas solicitudes hacían numerosas declaraciones falsas y engañosas sobre los respectivos gastos de nómina de las empresas, según la denuncia.

Hines fue acusado de un cargo de fraude bancario, un cargo de hacer declaraciones falsas a una institución financiera y un cargo de participar en transacciones con productos ilícitos.

La Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica contra el Coronavirus (CARES, por sus siglas en inglés) es una ley federal promulgada el 29 de marzo que fue diseñada para proporcionar ayuda financiera de emergencia a millones de americanos que están sufriendo los efectos económicos de la pandemia del coronavirus.

En vez de hacer los pagos de la nómina que reclamaba en sus solicitudes, Hines gastó miles de dólares en sitios web de citas, joyas, ropa, y estadía en hoteles de lujo como el Fontainebleau y el Setai en Miami Beach.

Las autoridades confiscaron el Lamborghini y $3.4 millones de varias cuentas bancarias tras el arresto de Hines.

El asistente del fiscal Michael Berger, del Distrito Sur de Florida, y el abogado Emily Scruggs, de la Sección de Fraude de la División Criminal, están procesando el caso.