Nuevo estudio sostiene que hidroxicloroquina no reduce muertes por COVID-19

    Nuevo estudio sostiene que hidroxicloroquina no reduce muertes por COVID-19

    ESTADOS UNIDOS.- La hidroxicloroquina -ya sea sola o junto a la acitromicina- no reduce el riesgo de muerte o ahogo entre los pacientes de COVID-19, pero sí que alarga la estancia en el hospital, según un estudio publicado por la revista Med de Cell Press.

    Para efectuar este trabajo, expertos de las universidades de Virginia y Carolina del Sur, así como del Sistema de Salud de Columbia (Virginia), estudiaron los casos de 807 pacientes hospitalizados por coronavirus en centros de salud del Departamento de Asuntos de Veteranos en EE.UU.

    De esos enfermos, casi la mitad (395) no consumieron este fármaco y el resto fueron tratados con hidroxicloroquina y acitromicina (214) o solamente hidroxicloroquina (198).

    Entre los integrantes de este último grupo, los investigadores reportaron que el riego de muerte era superior y observaron un incremento del 33 % en la duración del ingreso; mientras que con la combinación de ambos fármacos no aumentaba el peligro de fallecer, pero sí el tiempo que pasaban en el hospital en un 38 % respecto al que experimentaban los que no habían recibido hidroxicloroquina.

    Pese a este hallazgo, los autores alertaron de que la edad y sexo de los participantes, en su mayoría hombres con más de 70 años, podría hacer que estos datos no fueran extrapolables al resto de la población.

    Este no es el único estudio que ha llegado a estas conclusiones sobre un medicamento que el presidente de EE.UU. ha defendido vehementemente, pues el 22 de mayo, la revista The Lancet publicó un estudio sustentado en los datos de cientos de hospitales y que involucró a 90.000 pacientes hospitalizados por infección con coronavirus de todo el mundo.

    Ese informe determinó que quienes recibieron hidroxicloroquina, o un compuesto relacionado que se llama cloroquina, tenían un riesgo de muerte significativamente mayor que quienes no recibieron el tratamiento.

    Días después de la publicación del estudio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que detenía temporalmente los ensayos clínicos con hidroxicloroquina enmarcados en su ensayo Solidarity.

    Sin embargo, poco después, tres de los cuatro autores de ese estudio decidieron retractarse por las “varias preocupaciones con respecto a la veracidad de los datos y análisis” presentados en el documento.

    Tras haberse referido en múltiples ocasiones a la hidroxicloroquina como un posible tratamiento para COVID-19, el presidente de EE.UU., Donald Trump, sorprendió hace unas semanas a los periodistas cuando afirmó que él mismo estaba tomando el medicamento.

    Fuente: https://noticiassin.com