Muerte, apocalipsis y cuerpos enterrados en el jardín: la oscura trama detrás de la desaparición de dos chicos en EE.UU.

    Primero fue la familia la que primero sospechó y luego, a instancias suyas, la policía local: hacía demasiado tiempo que nadie veía a los hermanos Joshua “JJ” Vallow de 7 años y Tylee Ryan de 17. Y su madre no daba una respuesta clara a la pregunta de dónde estaban.

    Pronto extraños de todo el mundo seguían el caso, cautivados por las circunstancias cada vez más extrañas que rodeaban a Lori Vallow Daybell y su nuevo marido, Chad Daybell. La investigación se amplió hasta incluir la muerte misteriosa de sus cónyuges anteriores, rumores de que creían en una especie de culto apocalíptico y su repentina mudanza a Hawai.

    El caso dio un giro sombrío el martes, cuando los investigadores anunciaron haber hallado restos humanos mientras registraban la casa de Chad Daybell en una zona rural de Idaho. En un campo cercano a la casa, el FBI y las autoridades locales instalaron carpas, extendieron lonas azules sobre la tierra y trajeron equipo pesado para ayudar en la excavación. Defensores de víctimas comenzaron a llamar a los familiares para informarlos sobre los restos.

    Chad Daybell fue detenido bajo sospecha de ocultar o destruir evidencias y está encarcelado. Aún no se lo ha acusado formalmente.

    “Durante la investigación, los detectives y los investigadores han recuperado lo que se cree son restos humanos que en este momento aún no están identificados”, declaró en conferencia de prensa Gary Hagan, subjefe de policía de Rexburg.

    El abogado de Daybell no devolvió los llamados telefónicos en los que se le pedían declaraciones.

    La esposa de Daybell, Lori Vallow Daybell, ya ha sido acusada de abandono de menor, obstrucción de la investigación, desacato e inducción a la comisión de un delito. Se ha declarado inocente y está en prisión bajo una fianza de un millón de dólares.

    Delirios místicos

    Los documentos judiciales indican que las cosas empezaron a complicarse en la familia a comienzos del año pasado, cuando Lori todavía estaba casada con Charles Vallow. El matrimonio estaba distanciado y Vallow había solicitado el divorcio, diciendo que temía que ella lo matara y que su mujer creía en una especie de culto. Señaló que ella decía ser “un dios al que se le había encomendado la obra de los 144.000 en la segunda venida de Cristo en julio de 2020”.

    La familia vivía en un suburbio de Phoenix en julio, cuando el hermano de Lori, Alex Cox, mató a Vallow de un balazo. Declaró que había disparado en defensa propia luego de que Vallow lo atacó con un bate de béisbol. La policía investigó, pero el caso no había avanzado mucho cuando Cox murió de una embolia pulmonar en diciembre.

    Lori Vallow se mudó a Idaho con sus hijos, alquiló un departamento en el pueblo de Rexburg y empezó a frecuentar a Chad Daybell. La pareja se conocía desde hacía un tiempo y a veces participaba en podcasts sobre la preparación para el fin bíblico de los tiempos para una organización online orientada a los miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

    En aquel momento, Daybell estaba casado con Tammy Daybell, bibliotecaria escolar de 49 años que lo ayudaba a dirigir una pequeña editorial. Chad Daybell también había escrito varios libros, en general centrados en escenarios apocalípticos y vagamente basados en la teología eclesial.

    Tammy Daybell murió en octubre y su aviso fúnebre decía que había fallecido de causas naturales mientras dormía. La familia no quiso que se realizara una autopsia antes de que la enterraran en Utah.

    Unas dos semanas después, Chad Daybell se casó con Lori Vallow.

    El rápido casamiento despertó las sospechas de la policía, que hizo exhumar el cuerpo de Tammy Daybell para llevar a cabo una investigación. Los resultados de la autopsia aún no han sido dados a conocer.

    Entretanto, los abuelos de JJ, Larry y Kay Woodcock de Luisiana, estaban cada vez más preocupados por sus nietos. Dijeron que las llamadas telefónicas periódicas con JJ se habían vuelto poco frecuentes y luego se habían interrumpido. Contaron que Lori Daybell no les quería decir por qué no podían hablar con el chico.

    Tylee fue vista por última vez en septiembre, mientras se dirigía al Parque Nacional de Yellowstone con su madre y otros familiares para una excursión por el día, y JJ había sido visto por última vez por autoridades de su escuela varios días antes.

    Los Woodcock le pidieron a la policía de Rexburg que fuera a ver qué había pasado con los chicos. Cuando los oficiales fueron a la casa a interrogar a Lori Daybell, esta y Chad Daybell mintieron sobre el paradero de los menores, según la policía. Cuando los investigadores volvieron al día siguiente, los Daybell habían desaparecido.

    El matrimonio se había mudado a Hawaii. Entretanto la investigación avanzaba en Idaho, Arizona y Utah, donde estaba enterrada Tammy Daybell. Más tarde, un juez ordenó a Lori Daybell demostrar que los chicos estaban bien llevándolos ante las autoridades. Ella se negó y fue acusada de abandono de menores y otros delitos y luego extraditada a Idaho.

    En las semanas que siguieron, la fiscalía general de Idaho se hizo cargo de la investigación sobre la muerte de Tammy Daybell, mientras Lori Daybell trataba sin éxito de que le rebajaran la fianza.

    Y los familiares de Tylee y JJ aún aguardan una respuesta. Vieron cómo pasaba el cumpleaños de JJ a fines de mayo.

    “Nuestros sentimientos de angustia y desaliento extremos prevalecieron durante todo el período que antecedió al cumpleaños de 8 años de JJ”, escribió Kay Woodcock en Facebook. “Nuestros familiares de Rexburg organizaron una conmovedora vigilia el lunes 25 de mayo en honor a nuestro hombrecito… Nos consuela saber que su compromiso es tan fuerte como el nuestro”.

    Por Rebecca Boone, Associated Press