Mata a 6 personas al estrellarse contra una camioneta mientras conducía a más de 240 kilómetros por hora

91
mata a 6 personas al estrellarse contra una camioneta mientras conducía a más de 240 kilómetros por hora

Un adolescente de Florida (EE.UU.), fue acusado, este martes, con seis cargos de homicidio después de matar a seis personas mientras conducía temerariamente. El joven circulaba a más de 240 kilómetros por hora y se estrelló contra una camioneta el pasado 27 de enero.

Noah Galle, que tenía 17 años en el momento del accidente, conducía a 243 km por hora en un automóvil BMW, mientras grababa videos de TikTok y hacía apuestas de 25 dólares sobre quién podía adivinar la velocidad a la que estaba corriendo. Pero su particular carrera se terminó al estrellarse contra la parte trasera de una camioneta con diversos ocupantes en Delray Beach, provocando que esta volcara e hiciera varias vueltas de campana. Todas la personas que habían en su interior murieron, recogen los medios.

VIDEO: Un tren embiste un coche que cruza un paso a nivel con la barrera baja en Argentina

Galle, que actualmente ya ha cumplido 18 años, compareció por primera vez en sede judicial como adulto el martes y se declaró inocente de los seis cargos de homicidio involuntario.

Según los informes, Galles fue trasladado a un hospital, cuando los agentes notaron su dificultad para hablar. Mientras, personal de la sala de Emergencias sintió «un olor a bebida alcohólica que desprendía Galle» y solicitó un análisis de sangre. Sin embargo, no ha sido acusado por conducir bajo los efectos del alcohol.

Asimismo, durante la comparecencia ante el tribunal a principios de este mes, la defensa argumentó que Galle tiene «tendencias suicidas» y debería ser entregado a su familia. Por su parte, los familiares de los fallecidos también se dirigieron al tribunal y han exigido a las autoridades que el chico permanezca detenido. Galle tiene prohibido mantener cualquier tipo de contacto con los parientes de las víctimas.

Según un informe judicial, cada cargo al que el joven se enfrenta es un delito grave de segundo grado, punible con hasta 15 años de prisión. Después del arresto por el accidente mortal, el juez decretó el ingreso a prisión de Galle con una fianza de 300.000 dólares más las condiciones de no conducir y un arresto domiciliario con la excepción del transporte médico a cualquier cita.