Lenin vuelve a la vida en Moscú después de tres meses de cuarentena

    La momia de Lenin vuelve a la vida en Moscú después de tres meses de cuarentena

    Desde hace 96 años la momia de Lenin y su mausoleo forman parte inseparable de la plaza Roja de Moscú. Desde entonces siempre ha recibido a admiradores y turistas, y solo causas de fuerza mayor lo han impedido. La más grave ocurrió en la Segunda Guerra Mundial, cuando los restos del fundador del Estado soviético tuvieron que ser evacuados a Tiumén (Siberia). La pandemia de coronavirus​ también ha obligado a cerrar las puertas del Mausoleo, que no se pudo visitar durante tres meses.

    Pasado lo peor de la emergencia sanitaria en la capital de Rusia, la momia de Lenin ha vuelto a la vida de los moscovitas. El mausoleo de Lenin ha reabierto sus puertas esta semana. Aunque el resto del país sigue registrando en torno a 6.700 contagios diarios y ya supera los 660.000 en total, en la capital rusa esta semana se están dando las cifras más bajas desde abril, con menos de 700 casos diarios.

    “Dudo que se produzca una segunda oleada de coronavirus en la ciudad”, aseguró el alcalde, Serguéi Sobianin, el primer día de julio, el mismo en el que se volvieron a abrir las puertas del mausoleo. Igual opinión mostró el ministro de Sanidad, Mijaíl Murashko, ya que Rusia ha “adquirido cierta inmunidad y hemos creado un sistema de tratamiento y prevención”.

    El Servicio Federal de Protección (FSO, en sus siglas en ruso), encargado de la seguridad de los altos funcionarios del Estado, incluido el presidente Vladimir Putin, anunció también la apertura de la necrópolis situada junto al mausoleo en la muralla del Kremlin, y donde descansan relevantes figuras de la historia soviética, desde Dzerzhinski y Stalin hasta Andrópov y Chernienko.