La prensa “al grito” con la comunicación gubernamental; un nuevo desatino con la transmisión de Salud

    La prensa “al grito” con la comunicación gubernamental; un nuevo desatino con la transmisión de Salud. Fuente externa
    La prensa “al grito” con la comunicación gubernamental; un nuevo desatino con la transmisión de Salud. Fuente externa

    SANTO DOMINGO.- Nueva vez y luego de haber sido convocados a la habitual rueda de prensa telemática para conocer las incidencias del COVID en República Dominicana, este martes los periodistas que aguardaban su turno para hacer preguntas fueron excluidos de la transmisión por un supuesto fallo técnico en el Ministerio de Salud Pública (MSP).

    “Pedimos disculpas a quienes esperaban la transmisión de la rueda de prensa del sector Salud a través del Zoom, pues debido a problemas técnicos (…), no ha sido posible hacerlo de esta manera”, comunicó Olivo de León, el director de comunicaciones del referido ministerio, sin adentrarse en detalles.

    Durante el Gobierno de Danilo Medina y desde que cambiara el procedimiento para las ruedas de prensa, que pasaron a hacerse de manera virtual ante la prohibición de entrada a los recintos estatales por razones de seguridad sanitaria, todo funcionó a la perfección.

    Sin embargo, con el cambio de mando, el nuevo equipo de Comunicaciones de la Presidencia no ha dado “pie con bola” en su trato con la prensa, a la que, al parecer, considera su enemigo, más que su aliado.

    Un problema que va más allá de la censura, de que en innumerables ocasiones se han vetado las preguntas incómodas en las comparecencias gubernamentales, de que cada vez es mayor la restricción de acceso a actividades desarrolladas por la Presidencia o la vicepresidencia de la República; un inconveniente que radica, sobre todo, en la falta de coordinación y en la incompetencia de aquellos que ahora conforman el personal encargado de colaborar con los que hacen noticia.

    El rigor profesional, la ética periodística y el compromiso con la ciudadanía ha llevado a los medios a estudiar la posibilidad de no prestarse más a estos juegos de poder en los que desde más alto funcionario, al último de sus técnicos están incumpliendo con su obligación de rendir cuentas a la opinión pública.

    La prensa está cansada de enterarse por terceros, del desorden, de la impuntualidad y del “nadie sabe nada”; los periodistas  solo quieren cumplir con su oficio y con su compromiso con la verdad, pues por sobre todas las cosas, la prensa es la artillería de la libertad y ni una pandemia puede atropellar eso.