La esposa del policía detenido por la muerte de George Floyd pide el divorcio

    La esposa del policía detenido por la muerte de George Floyd pide el divorcio

    El caos reinó esta noche de sábado en más de treinta ciudades de los Estados Unidos. Seis de ellas han impuesto ya el toque de queda y se suceden los actos vandálicos que vienen ocurriendo desde hace dos días a causa de las crecientes e imparables protestas alrededor del caso de la muerte del afroamericano George Floyd.

    Todo comenzó cuando un policía de Minneapolis, Derek Chauvin, fue grabado en video presionándole el cuello con la rodilla tras su detención sobre el suelo por más de ocho minutos, mientras que Floyd se quejaba de que no podía respirar, hecho que presuntamente causó su muerte.

    Derek Chauvin enfrenta ahora cargos de homicidio en tercer grado y homicidio involuntario según anunció Mike Freeman, fiscal del condado de Hennepin. Mientras, su esposa Kellie Chauvin comunicó que se siente “devastada” por el suceso y pidió el divorcio después de diez años de matrimonio con el exoficial de policía.

    “Está devastada por la muerte del Sr. Floyd y envía sus más sinceras condolencias a la familia”, aseguraron sus abogados.

    Mientras, los actos violentos alrededor del país continúan. Esta noche los alcaldes de las ciudades de Denver (Colorado), Atlanta (Georgia), Los Ángeles, (California), Seattle (Washington) Pittsburgh y Filadelfia (Pensilvania) anunciaron toque de queda hasta la mañana del domingo.

    Los gobernadores de Ohio y Utah han activado la Guardia Nacional, ya movilizada en Minnesota ante los graves disturbios en Minneapolis.