La arqueóloga Kathleen Martínez: asegura pondrá a RD en lo más alto del mundo científico

La arqueóloga Kathleen Martínez: asegura pondrá a RD en lo más alto del mundo científico
La arqueóloga Kathleen Martínez: asegura pondrá a RD en lo más alto del mundo científico

SANTO DOMINGO.- La arqueóloga dominicana Kathleen Martínez aseguró que la misión que encabeza en Egipto que busca la tumba de la reina Cleopatra pondrá a la República Dominicana “en lo más alto del mundo científico en relación a la arqueología”.
Martínez está segura que entregarán al mundo los hallazgos más importantes de este tiempo y que la República Dominicana, siendo un país pequeñito estará dando lo más grande que ha tenido la egiptología en siglos.
“A mí nadie va a detenerme, yo estoy convencida de que es cuestión de tiempo, además es un rompecabezas y yo tengo que poner piezas de hace dos mil años, tengo que recomponer esto para entenderlo, al día de hoy siento que está tan claro en mi mente hacia donde voy”, expresó una segura Kathleen Martínez al ser cuestionada por Lorenny Solano en el programa Dominicana Buenas Noches, sobre si logrará encontrar la tumba de la reina Cleopatra.
Kathleen Martínez asegura que fue entrenada por el egiptólogo más famoso del mundo, Zahi Hawass, y que él la ha acompañado en el proyecto, a pesar de que en principio no creía en ella. “Después de más diez años en el ejercicio de una profesión es más que una carrera universitaria y sobre todo en el trabajo de campo que no es el simple trabajo intelectual y que cada año vamos teniendo más y más hallazgos que van deslumbrando las universidades más prestigiosas”.
Recordó, que al principio pocas universidades querían hacer las traducciones, por tratarse de lengua muerta. Afirma que, si alguna academia se interesaba, “lo hacía con la intención de quedarse con el hallazgo y no darme el crédito”. Dijo que hubo piezas que duraron hasta seis años para comprenderlas porque no se tenía información que era importante para continuar.
La arqueóloga explica que como en Egipto no entendían sus ideas, porque revolucionaba todo lo que se había hecho en Alejandría, en principio no tuvo apoyo, pero ahora, afirma con regocijo, que cuenta con el apoyo de las universidades más importantes, sus hallazgos han sido publicados en Oxford, las piezas que ha descubierto han visitado los museos más importantes en exhibiciones itinerantes, siempre con la bandera de la República Dominicana.
Al tener filas de universidades queriendo participar en el proyecto, afirma que sus descubrimientos han generado cambios importantes hacia la mujer.
Para Kathleen Martínez es sumamente importante el apoyo que ha recibido de los dominicanos. “He recibido un apoyo del pueblo, de la gente sencilla que entendió el proyecto desde el inicio y he sentido un gran apoyo siempre, siempre de la República Dominicana, me escriben, me mandan bendiciones y todo eso es muy importante para mí.
Precisó que el proyecto para descubrir la tumba de Cleopatra lleva más de diez años, tiempo en el que ha enfrentado dos revoluciones en Egipto y situaciones difíciles que han pretendido detenerla.
¿Cómo empezó todo?
Abogada de profesión, narró que siempre soñó con ser arqueóloga de niña, pero sus padres fueron disuadiéndola, considerando que no era importante ser arqueóloga, “que no era un trabajo serio, por lo que era mejor que fuera abogada”.
“Y me fueron limitando ese sueño para yo finalmente estudiar derecho y me dedique a ejercer por muchos años, pero en las noches seguía estudiando egiptología, me apasionaba, hasta que tuve una discusión con mi padre, quien tiene la biblioteca privada más grande de República Dominicana, es un gran intelectual, fui a pedirle un libro sobre Cleopatra y Marco Antonio y él me dijo que no perdiera mi tiempo leyendo sobre esa reina”, recordó.
Continuó su relato, diciendo que en ese momento su padre estaba reunido con un grupo de intelectuales, profesores y políticos, todos hombres que se referían de manera negativa sobre la última reina egipcia “y yo no tenía la información suficiente como para defender y les pedí parar la discusión ahí, que me iba a llevar el libro como quiera y que cuando tuviese más información volvería a discutir”.
Manifestó que ahí inicia en ella la necesidad de averiguar más sobre Cleopatra y descubrió que se trataba de un personaje fascinante. Es la primera mujer que estudió formalmente en la universidad en Alejandría, hablaba nueve idiomas, todos los idiomas de su tiempo, era filósofa, científica, había hecho los primeros tratados sobre leyes, había realizado estudios sobre el feto y había creado importantes símbolos de la química.
“Cosas que mucha gente no sabe, porque la conocemos por lo que los romanos escribieron sobre ella y sus enemigos y esa no es manera de conocer un personaje histórico y entonces seguí interesándome por el personaje y ahí, poco a poco fui desarrollando una teoría que me lleva a sentir que he descubierto el lugar que podía haber escogido para esconderse y su tumba junto a Marco Antonio, porque era el final de Egipto y ella lo sabía”, contó.
Para Kathleen Martínez, lo más hermoso de Cleopatra, es que negoció con los romanos ya cuando su esposo Marco Antonio muere en sus brazos, “porque los romanos nunca aceptaron que estaban casados legítimamente, aunque sí lo hicieron en Alejandría, ella, la mujer más rica del mundo, cambió todos sus tesoros para que los romanos le permitan enterrarlo en un lugar que ella escogió, es una mujer que lo dio todo por amor”, explicó.
OBTENCIÓN DE LOS PERMISOS PARA EXPLORAR
Con todo en su mente, Kathleen Martínez preparó con los años un proyecto en el que plasmaba su teoría, un mapa de la ciudad de Alejandría. Yo tomé toda la información de todos los escritores de la antigüedad y fui definiendo dónde pudo ser los últimos días de la reina Cleopatra y pienso que, si ella visitó a su esposo en el lugar que lo había enterrado un día antes de suicidarse, entonces no pudo haber más de cien kilómetros de donde estaba detenida en el área del Palacio real de Alejandría y me dije que ese era el radio de acción.
“Luego hice un mapa, para determinar qué ruinas de templos quedaban dentro de esos cien kilómetros del área del palacio y ahí determino que hay 23 posibles templos. Empecé a estudiar uno a uno de estos templos por años y finalmente encuentro que hay uno abandonado a 47 kilómetros del palacio donde vivió Cleopatra en Alejandría, hacia el Oeste, que no se sabía mucho sobre este porque había quedado destruido y estaba abandonado”, sostuvo.
Afirma que Cleopatra fue enterrada en un templo de la diosa Isis porque ella era su representación viviente. “Era la más importante del panteón egipcio y representaría lo que es para nosotros la Virgen de la Altagracia, era la madre y su hijo con su esposo Osiris. Entonces ella, si pudo haber escogido algún lugar, ¿qué lugar habría escogido?.
La dominicana que encontró lo que los egipcios no pudieron
La arqueóloga decidió viajar a Egipto y contó que en el aeropuerto no sabían de la existencia de República Dominicana. Dijo que los agentes de Migración la detuvieron junto a terroristas en un salón para personas de perfil sospechoso. Tras una noche completa pensó abandonar, y luego cambió de opinión.
Todo eso género que perdiera el vehículo que la recogería y llevaría al hotel y que se vea obligada a alquilar un transporte para que la trasladara al hotel y por coincidencias de la vida, la persona que contrató resulto ser egiptólogo y había trabajado con el doctor Zahi Hawass, un famoso egiptólogo al que había tratado por meses de conseguir una cita, pero que nunca le respondió los emails, ni las llamadas.
Fue ese chofer quien la ayudó a lograr la cita en menos de 24 horas y el doctor Zahi Hawass, ministro de Antigüedades le dio el permiso para visitar esos templos.
“Cuando lo conocí, me preguntó diez veces de dónde era que yo venía, de que universidad y no creía que RD fuera un país, hablamos y le pedí el permiso, me lo concedió y ahí inició, ya toma forma el proyecto”, recordó.
Sostuvo que no pensaba trabajar en ese momento, pero al llegar al lugar, ahí le informan que ya el gobierno egipcio había determinado que no había más nada que descubrir, y lo estaban convirtiendo en un sitio turístico, por lo que nunca más se iba a poder excavar.
“Y en ese es el momento en que yo llego a Egipto y digo no, ustedes están todos equivocados”, eso provocó que el doctor Zahi Hawass se sintiera súper ofendido conmigo.
Al plantear su idea y afirmar que en el lugar había cámaras subterráneas, se burlaron de ella. “Me dijeron que era una locura, que nunca ningún templo dentro de sus murallas había tenido cámaras subterráneas dentro y yo le decía no es que no las haya, es que ustedes no la han encontrado, pero si me dan la oportunidad de excavar y las encontraré”.
Le dieron la oportunidad de presentar un proyecto ante la Comisión Permanente de cien profesores universitarios musulmanes, “todos hombres y tuve que pararme presentar mi proyecto, sin tener un embajador al lado porque en ese momento tampoco había Embajada y me dijeron “le escribiremos” y cuatro meses después, me escribieron, diciéndome que solo me darían dos meses, no un año como a los demás arqueólogos, demuéstrenos que usted tenía razón, sabiendo que dos meses en arqueología no era nada”.
Kathleen Martínez dijo que lo primero que hizo en las cuatro semanas siguientes fue documentar el yacimiento. No tenía mucho tiempo, escogió cuatro lugares donde pensaba que podía descubrir cámaras subterráneas. Trabajó incansablemente. No hablaba el idioma, era mujer y recuerda que cuando les decía que excavaran en un lugar determinado lo hacían en otro porque en ese momento no la respetaban.
“Ya en la última semana no habíamos descubierto nada y ahí entonces mi equipo decide no seguir trabajando, éramos la burla en Alejandría, nadie quería trabajar”, Dijo.
Manifestó que cuando llegó el último día, trabajó más duro, dividió el equipo en tres, y una hora antes de que se acabara el permiso encontraron la primera cámara subterránea, “cambiando para siempre la arquitectura conocida de los templos egipcios”.
“Entonces llamaron al doctor Zahi Hawass, él salió del Cairo inmediatamente, llegó a la excavación, se comía las uñas porque todo el mundo estaba convencido que no había nada y porque ellos me dieron la oportunidad casi para que fracasara, porque me les planté con mucha seguridad diciendo que no podían construir un sitio turístico en lugar donde había mucho que descubrir”, precisó.
Recuerda con emoción que inmediatamente de ese hallazgo, a unos pocos metros hallaron los cimientos del templo de la diosa Isis y que ahí dentro había un botín de 200 monedas con el rostro de
Cleopatra en diferentes estilos, la placa fundacional del templo indicando que estaba dedicada a la diosa Isis y que había sido buscado durante doscientos años por los egiptólogos más famosos del mundo: italianos, franceses, ingleses, húngaros y la encontró una dominicana.
“Con ese hallazgo todos los libros quedaron desfasados, porque alegaban que ese templo nunca se había construido y yo les decía lo contrario, que el templo se destruyó en la búsqueda de la reina Cleopatra y este templo se construyó al inicio de la dinastía y estaba dedicado a la diosa Isis, los hallazgos y evidencias arqueológicas terminaron dándome la razón”, expresó.
HA DESCUBIERTO MÁS DE DOS MIL PIEZAS ARQUEÓLOGICAS
Más de dos mil piezas ha descubierto que están en los más importantes museos del mundo. Revistas importantes como National Geoghapic han publicado sobre esta arqueóloga que rompió todas las barreras.