Imitemos a Duarte

    Imitemos a Duarte
    Imitemos a Duarte

    Por FELIZ VINICIO LORA

    En mi  vida de dirigente clubistico en los barrios marginados de la parte alta de la capital, fundé tres grupos culturales que,  ahí está mi impronta, porque muchos  jóvenes y adolescentes de esa época evité que cayeran en las garras de las drogas y la delincuencia.

    El  Grupo de Investigación y Difusión Teatral (Gidite), el Grupo de Investigación y Difusión Folclórica (Gidifo) y el  Grupo de Investigación y Difusión Poética (Gidipo), en este último, hacíamos poesía coreada.

    Nos aprendimos de memoria, todo el ideario de Juan Pablo Duarte, como un homenaje al fundador de la Patria, y  lo recitábamos en los actos liricos y culturales.

    Nunca se me va a olvidar el ideario del Procer. He tratado de proceder en cualquier campo de vida conforme esos pensamientos.

    Como estamos viviendo en una época convulsa, donde los valores se han invertido, voy a dejarle con unas enseñanzas del Patricio:

    “Nunca me fue tan necesario como hoy el tener salud, corazón y juicio; hoy hombre sin juicio y sin corazón conspiran contra la salud de la patria”.

    “Trabajemos por y para la patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos”.

    “Los enemigos de la Patria, por consiguiente nuestros, están muy acordes en estas ideas: destruir la Nacionalidad aunque para ello sea preciso aniquilar a la nación entera”.

    “Todo poder dominicano está y deberá estar siempre limitado por la ley y ésta por la justicia, la cual consiste en dar a cada uno lo que en derecho le pertenezca”.