Entérate el porque el Banco Central mantiene su tasa de política monetaria en 5.50 % anual

La inflación del mes de enero de 2019 fue negativa, al registrar una variación de -0.17 % influenciada principalmente por el comportamiento de los precios de los grupos de transporte y vivienda.
La inflación del mes de enero de 2019 fue negativa, al registrar una variación de -0.17 % influenciada principalmente por el comportamiento de los precios de los grupos de transporte y vivienda.

Santo Domingo.- El Banco Central de la República Dominicana (BCRD) decidió mantener su tasa de interés de política monetaria en 5.50 % anual.

La decisión de dejar invariable la tasa de referencia se basa en un análisis detallado del balance de riesgos en torno a los pronósticos de inflación, incluyendo informaciones provenientes de indicadores macroeconómicos internacionales y domésticos, las expectativas del mercado y las proyecciones de mediano plazo.

La inflación del mes de enero de 2019 fue negativa, al registrar una variación de -0.17 % influenciada principalmente por el comportamiento de los precios de los grupos de transporte y vivienda.

En ese sentido, la inflación interanual continuó desacelerándose al ubicarse en 0.71 %, mientras que la inflación subyacente, que excluye los precios de los bienes y servicios más volátiles, se situó en 2.38 %.

El sistema de pronósticos indica que la inflación general convergería gradualmente al centro del rango meta de 4.0 % ± 1.0 % en el año 2020.

En el entorno externo, se mantienen las previsiones de que la economía mundial crecería 2.9 % durante 2019 y 2.8 % en 2020, de acuerdo a Consensus Forecast (CFC). En el corto plazo, el crecimiento de la actividad económica global continuaría siendo impulsado por los Estados Unidos de América (EUA), sin embargo, se vislumbran algunas señales de moderación en su crecimiento de mediano plazo. En efecto, Consensus  Forecast estima que EUA se expandiría 2.5 % en 2019 y 1.8 % en 2020.

En este contexto y ante una reducción de las presiones inflacionarias, la Reserva Federal ha realizado una pausa en los aumentos de su tasa de interés de referencia, es decir, en el proceso de normalización de su política monetaria, el cual se asocia a una mayor incertidumbre en el entorno doméstico e internacional que enfrenta EUA.