Dos turistas, multados con 350 euros por bañarse en el Gran Canal de Venecia

Dos turistas, multados con 350 euros por bañarse en el Gran Canal de Venecia

La crisis del coronavirus ha provocado que Venecia, una de las ciudades más visitadas por los turistas de todo el mundo, se haya quedado vacía durante casi tres meses. Un tiempo en el que bares y restaurantes han bajado sus persianas, iglesias y museos han cerrados sus puertas y hasta el agua de la ciudad de los canales ha corrido más limpia.

Sin embargo, con el relajamiento de las medidas de confinamiento, Venecia ha comenzado poco a poco a recibir a nuevos visitantes, aunque todavía son una minoría comparados con las cifras anteriores a la pandemia. Pero, como sucedía antes de que se decretaran las medidas de alarma, no todos los turistas se comportan como deberían.

Dos ciudadanos alemanes han sido multados con 350 euros cada uno por bañarse en las aguas del Gran Canal. Fueron los miembros del Regimiento Lagunari, una rama de la policía militar que patrulla en Venecia, quienes vieron a los turistas meterse en el agua y comenzaron a grabarles. Después, llevaron el vídeo a la policía local, que se encargó de tramitar la sanción.

Expulsados de la ciudad

La multa que recibieron ambos turistas es la que se aplica a cualquier persona que se lance a los canales a nadar, algo que está prohibido ya que es muy peligroso por la continua presencia de góndolas y vaporettos, los taxis que circulan por el agua. Por eso, esos 350 euros de multa a cada turista nada tienen que ver con las medidas especiales dictadas durante la crisis por el covid-19.

Los dos turistas se lanzaron al agua junto al Puente de Rialto, uno de los más concurridos de Venecia

Además de la multa, el portavoz de la policía de Venecia ha explicado a la CNN que los dos turistas fueron expulsados temporalmente de la ciudad. Las normas conocidas como ‘DASPO Urbano’ permiten a las autoridades prohibir la entrada a la ciudad a cualquier persona para mantener el orden público y la pusieron en práctica con estos dos turistas.

Venecia se prepara para volver a la normalidad. Desde el pasado 3 de junio, los ciudadanos de los países Schengen pueden entrar ya libremente en Italia, aunque la cifra de turistas aún es mínima y no se puede comparar con las que había antes de la pandemia. Italia se ha adelantado en su apertura a otros países como España para tratar de atraer a más turistas europeos a su territorio este verano