Eran primos los dos que se mataron en duelo por el amor de una profesora

Eran primos los dos que se mataron en duelo por el amor de una profesora
Eran primos los dos que se mataron en duelo por el amor de una profesora

SAN JUAN.- Son primos los dos hombres que anoche se mataron a balazos en el distrito municipal de Arroyo Cano, de Bohechío, por asuntos pasionales relacionados con una mujer que ambos pretendían.

La Policía identificó a las víctimas como los primos Fausto Ramírez y Edward Ramírez Ramírez, ambos de 35 años, e hijos de dos hermanos.

En la escena, agentes policiales de la Dirección Central de Investigaciones Criminales (Dicrim) recolectaron evidencias como casquillos de arma de fuego e interrogaron a varias personas.

Informaciónes extraoficiales indican que el hecho se produjo al llegar Fausto Ramírez Santiago a la residencia de su expareja, la profesora María Méndez. Al encontrar en la residencia al nombrado Eduardo Ramírez, con quién supuestamente la dama mantenía una relación sentimental, se produjo el enfrentamiento a tiro

Dos hombres resultaron muertos por heridas de arma de fuego luego de que se enfrentaron a tiros motivado a que supuestamente uno encontró a su concubina con el otro en una vivienda, en un hecho ocurrido en el sector Abreu del distrito municipal de Arroyo Cano, municipio de Bohechio, provincia de San Juan.

Uno de los fallecidos es Fausto Ramírez Santiago, de 35 años, y el segundo es Edward Ramírez Ramírez, de la misma edad, como consecuencia de múltiples heridas de bala.

La Policía negó de esta manera que el hecho en cual resultaron muertos los señores antes citados estuviera relacionado con un hecho criminal.

De acuerdo al informe preliminar, ambos hombres se enfrascaron en una riña cuando Edward supuestamente encontró a Fausto con su concubina, de 35 años, quien se encuentra detenida para fines de investigación y cuyo nombre se hace reserva.

En medio de la fuerte discusión, siempre conforme al reporte preliminar, tanto Edward como Fausto manipularon sendas armas de fuego y se ocasionaron las heridas mortales.

Tras ocurrir el hecho, un equipo de policías adscritos a la Sub Dirección Regional de Investigación en San Juan, en compañía de un representante del Ministerio Público, se presentaron a la escena del suceso donde levantaron los cuerpos sin vida de los dos hombres, así como también las dos pistolas que fueron utilizadas en el trágico acontecimiento.

Los cadáveres fueron enviados al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), en Azua de Compostela, para fines de autopsia.