Dos catástrofes aéreas en cuatro meses: ¿Coincidencia o el más novedoso avión comercial de Boeing tiene serios problemas?

El análisis de los parámetros registrados del vuelo ET-302 muestran un «vínculo sospechoso» con la catástrofe de un Boeing 737 MAX 8 en Indonesia en octubre, según expertos.

Varios especialistas en aviación han calificado como altamente sospechoso que el accidente aéreo del vuelo 302 de Ethiopian Airlines, que acabó con la vida de 157 personas este domingo, involucrara el mismo tipo de avión siniestrado poco más de cuatro meses atrás en la costa de Indonesia.

El modelo en cuestión corresponde al 737 MAX 8 de Boeing, el más novedoso avión comercial de esa compañía estadounidense. El pasado 29 de octubre, una de estas aeronaves, perteneciente a la aerolínea Lion Air, se precipitó al mar de Java, acabando con la vida de 189 personas.

De acuerdo con Mary Schiavo, exinspectora general del Departamento de Transporte de EE.UU., ambas tragedias generan dudas acerca de la seguridad del Boeing 737 MAX 8, que tras ser introducido en 2017 se ha convertido en el avión de más rápida venta de la compañía.

«Es típico tener una curva de aprendizaje con nuevas aeronaves, pero no así», indicó Schiavo a The AM Show en referencia a las dos catástrofes. «Eso va en contra de la experiencia y las estadísticas de seguridad de las nuevas aeronaves», añadió.

Por su parte, Arthur Wolk, piloto y socio de un bufete jurídico especializado en accidentes aéreos, manifestó una opinión más contundente. «Esto no es una coincidencia»

Los mismos problemas

Ambos expertos recuentan que antes de la caída de las dos aparatos se reportaron las mismas irregularidades en el mismo trayecto de vuelo.

«Ambos aviones estaban en ascenso, ambos a alrededor de 300 nudos [555 kilómetros por hora], ambos a una baja altitud, de entre 6.000 y 8.000 pies [1.800-2.400 metros], y ambos levantaron la nariz y volaron en línea recta hacia arriba», detalla Wolk. «Tuvieron problemas para ganar altura y eso, por supuesto, nos devuelve [al accidente de] Lion Air», resume Schiavo.

La exinspectora precisó que, pese a que la velocidad del aire era la correcta en el vuelo de Lion Air, el denominado ángulo de ataque no era el adecuado, por lo que el piloto debió «luchar contra el avión para mantener su nariz hacia arriba». «Hubo un vínculo sospechoso [entre ambos casos]», añadió.

Schiavo indicó que no existe un cuerpo internacional con la capacidad de suspender todos los vuelos del Boeing 737 MAX 8 a nivel mundial, lo cual Wolk estima necesario para evitar más tragedias hasta que se descubra la causa de los siniestros. Sin embargo, varios gobiernos y aerolíneas, entre ellas Ethiopian Airlines, han suspendido por su cuenta la operación de esas aeronaves.

En concreto, el regulador de aviación de China ha ordenado a las aerolíneas del país que dejen temporalmente de utilizar el avión en cuestión, misma instrucción que fue realizada por el Ministerio de Transporte de Indonesia para las compañías aéreas que operan en esa nación. Aerolíneas como Cayman Airways, MIAT y Royal Air Maroc también han cesado los vuelos de este tipo de aeronave.