Consecuencia de perder el control de los impulsos: Alexis Villalona,“Pido perdón a Santa Arias, al país y a las autoridades

15
La consecuencia perder el control: Alexis Villalona,“Pido perdón a Santa Arias, al país y a las autoridades”
La consecuencia perder el control: Alexis Villalona,“Pido perdón a Santa Arias, al país y a las autoridades”

SANTO DOMINGO.- Tras ser capturado este viernes bajo cargos de agresión contra una mujer a la que golpeó en la vía pública, Alexis Villalona emitió sus primeras palabras al público a su llegada a la oficina de la Dirección Central de Investigación (DICRIM).

“Pido perdón a Santa Arias, al país y a las autoridades”, expresó Villalona admitiendo en reiteradas veces que fue su error.

En ese orden indicó que cometió el hecho bajo los efectos del alcohol en los que perdió el control y se mostró muy arrepentido.

La captura de Villalona se produjo mientras intentaba esconderse en la vivienda de una sobrina, en la comunidad El Fundo, de Baní.

El fiscal titular de la provincia, Ángel Darío Tejada Fabal, explicó que el apresamiento se produjo en una labor conjunta con la Policía Nacional.

El detenido permanecía prófugo después de agredir a golpes a Santa Arias luego de una leve colisión entre la yipeta en que él viajaba y la motocicleta tipo pasola en que se desplazaba la víctima, en una intersección de la ciudad de Baní.

Trastorno de control de los impulsos en adultos

Los trastornos del control de impulsos son una clase de desórdenes psicológicos caracterizados por la incapacidad para resistir una tentación o un deseo. Una persona con falta de control de impulsos suele manifestar problemas para neutralizar conductas agresivas. Esta impulsividad puede llegar a ser dañina o peligroso para uno mismo o para los demás.

Se realizan conductas sin un control autorreflexivo y en las que no se tienen en cuenta las consecuencias de los hechos.

La falta de control de impulsos tiene las siguientes consecuencias emocionales:

  • Antes la acción hay un aumento de la tensión emocional.
  • Durante la acción se tiene una sensación placentera, liberadora.
  • Tras la acción pueden arrepentirse o sentirse culpable.
  • Se producen episodios de falta de autocontrol que se manifiestan con ataques de ira desproporcionados respecto a la provocación, berrinches y/o disputas verbales. Acto seguido, la persona se arrepiente de sus actos o se recrimina por haber perdido el control.

Fuente: Centro Manuel Escudero, Psicología Clínica y Psiquiatra