China prohibió circulación de buses interurbanos en Beijing por peligro de contagio del coronavirus

    coronavirus

    Una mujer con barbijo sale de un supermercado decorado con linternas de Año Nuevo chino en Beijing, China, mientras el país es golpeado por un brote del nuevo coronavirus, el 25 de enero de 2020. (REUTERS/Thomas Peter)

    Las autoridades de Tráfico de Beijing han dado orden de paralizar, a partir de este domingo, todo el servicio de autobuses interurbanos hacia y desde la capital china en un intento de contener de brote de coronavirus.

    La noticia podría afectar a millones de viajeros que entran y salen de la ciudad durante las vacaciones de fin de semana del Año Nuevo Lunar, una época en que los turistas nacionales acuden tradicionalmente a la capital para visitar sitios como la Plaza Tiananmen y la Gran Muralla de China.

    La Ciudad Prohibida de China, uno de los grandes patrimonios culturales del país, ha cerrado sus puertas a partir de este sábado como parte de las medidas de cuarentena declaradas para contener el estallido del brote que ha costado las vidas a 25 personas y contagiado a casi 900.

    El museo no ha proporcionado una fecha exacta para la reapertura, pendiente de la evolución del brote, y se suma a otros patrimonios cerrados al público en los últimos días, como el Museo Nacional de China, la Biblioteca Nacional de China, el Museo Nacional de las Artes de China y la Mansión del Príncipe Kung.

    Esta cuarentena también se extiende a los cines del país, hasta el punto de que un total de siete superproducciones chinas han tenido que posponer sus fechas de lanzamiento, durante el Año Nuevo lunar chino.

    Beijing se suma así a las medidas de aislamiento, control y prevención que han tomado otras ciudades del gigante asiático para tratar de contener la propagación del virus, que ya afecta a varios países de Asia, y también a Estados Unidos, Francia y Australia.En China, la epidemia ha confinado a más de 56 millones de personas.

    Oficialmente, hay 41 personas que han muerto y otras 1.300 están contagiadas.

    La mayor parte de las víctimas se registraron en la provincia de Hubei (centro), cuya capital es Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes donde se detectó por primera vez el virus. Toda la provincia de Hubei está ahora cortada del mundo.

    237 casos críticosEl ejército envió el sábado a la zona prohibida tres aviones con 450 médicos y personal sanitario especializado.

    Algunos de ellos tienen experiencia en la lucha contra el virus del Ébola y el SRAS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), que mató a 650 personas en China y Hong Kong entre 2002 y 2003.Los médicos militares trabajarán en distintos hospitales de la ciudad donde están ingresados numerosos pacientes con neumonía viral, precisó la agencia Xinhua.Los hospitales están saturados.

    Un nuevo centro médico para un millar de pacientes estaba siendo construido in extremis en la zona y estará operativo en 10 días. A este se sumará otro hospital con 1.500 camas que estará listo en el sorprendente plazo de 15 días, según anunció el sábado un medio estatal.

    Coronavirus: qué peligro implica y cuáles son las medidas internacionalesTodas las víctimas mortales, salvo dos, fueron registradas en Wuhan o en la provincia de Hubei, grande como Siria.

    El sábado, las autoridades también anunciaron medidas más allá de esta región, en prácticamente todo el país. Se van a instalar puntos de inspección y todos los viajeros que presenten síntomas de neumonía serán “inmediatamente trasladados” a un centro médico, anunció un comunicado de la Comisión Nacional de Salud.

    Estos anuncios coinciden con un aumento de los desplazamientos internos ya que los chinos están de vacaciones por el Año Nuevo y visitan a sus familiares. Hasta ahora, la mayoría de enfermos que han fallecido eran o personas mayores de 65 años o que ya tenían alguna enfermedad.


    Xi Jinping, preocupadoEl presidente chino Xi Jinping (REUTERS/Ann Wang)La epidemia de neumonía viral que se cobró 41 vidas «se está acelerando» y coloca a China en una «situación grave», reconoció el sábado el presidente Xi Jinping, que instó a fortalecer la autoridad del régimen comunista.

    China puede «ganar la batalla» contra el nuevo coronavirus, aseguró al jefe de estado chino, en una reunión del comité permanente del Buró político del Partido Comunista, la instancia de siete miembros que dirige el país, según la agencia de noticias oficial Xinhua.

    «Ante la grave situación de una epidemia que se acelera, es necesario reforzar la dirección centralizada y unificada del Comité Central del Partido», afirmó.El lunes pasado, en sus primeras declaraciones, instó a «detener» decididamente la epidemia.

    A ello siguió el jueves la cuarentena de facto de la ciudad de Wuhan, en el epicentro de la epidemia, y de su región.Desde entonces, no menos de 56 millones de chinos han sido aislados en zonas de las que no pueden salir hasta nuevo aviso.