Argentina 1985 ganó en los X Premios Platino, pero no solo por su calidad…

36
Julio César Strassera, (a la derecha) , frente a los acusados, los comandantes militares argentinos. FOTO GETTY IMAGENES.
Julio César Strassera, (a la derecha) , frente a los acusados, los comandantes militares argentinos. FOTO GETTY IMAGENES.

José Rafael Sosa

MADRID. Argentina 1985, la ganadora de la décima edición de Premios Platino, ganó no solo su calidad como cine, por su dirección acertadísima, su reconstrucción de época y sus intensas actuaciones, dignas de estudio en las escuelas de actuación, sino también por lo que representa haber llevado a la gran pantalla el tema histórico del juicio a la Junta Militar Argentina de 1976.

El éxito de la cinta, para Latinoamérica, opera además como catarsis y premiación al sufrimiento causado por esos hombres que deshonraron el uniforme y que debieron sufrir el castigo social.

Encabezados por Jorge Rafael Videla, el grupo de militares se creyó en su momento por encima de todo cuando usurparon el poder en Argentina desde el 24 de marzo de 1976, en el sexto y último golpe de Estado en una trayectoria violatoria de la Constitución iniciada en 1930.

Argentina 1985 es dirigida por el chileno Santiago Mitre, ganador también como mejor director y protagonizada por Ricardo Darín, el más importante actor argentino, quien también resultó ganador de la preciada estatuilla platinada como mejor actor.

La cinta cuenta con un guion escrito por Mitre y Mariano Llinás, también fue protagonizado por Peter Lanzani.

La producción es un emotivo y dramático reconstructivo del pasado reciente argentino que concreta el más ejemplar acto de hacer justicia a dictadores latinoamericanos, al juzgar, con apego a la ley.

Ricardo Darín representa a Julio César Strassera, el fiscal que estuvo a cargo de los juicios a los integrantes de las juntas militares, logrando unas profundidades interpretativas a un personaje tremendamente sometido a presiones al ser acusador de los jefes militares Leopoldo Fortunato Galtgieri, Jorge Rafael Videla, Emilio Massera,Roberto Viola Armando Lambruschini, Omar Graffigna, Fortunato Galtieri, Jorge Anaya y Basilio LamiDozo.

Los juicios a los integrantes de las Juntas Militares lo integraron 78 audiencias entre el 22 de abril y el 14 de agosto de 1985 en la Sala de Audiencias del Palacio de Justicia de la Nación, designada por la Corte Suprema como Salón de los Derechos Humanos del Poder Judicial.

En los juicios declararon 833 personas, testigos y peritos, personas que habían sido detenidas y torturadas, familiares de las víctimas e incluso militares de bajo rango que actuó bajos las órdenes de sus comandantes.

Todos los testigos fueron ofrecidos por la fiscalía. Los abogados de la defensa no presentaron ni un solo testigo a favor.

Las audiencias se extendieron durante 530 horas y fueron grabadas íntegramente en videocintas U-Matic por la estación Argentina Televisora Color (ATC).

Durante los juicios sólo se autorizó difundir imágenes sin sonido durante tres minutos, con excepción de la sentencia que fue leída in extenso por todos los canales. El 9 de diciembre de 1985, los jueces leyeron la sentencia por 709 casos presentados durante el juicio. Videla y Massera recibieron reclusión perpetua, Orlando Agosti fue condenado a cuatro años y seis meses de prisión, Roberto Viola recibió 17 años y Armando Lambruschini ocho años. Fueron absueltos Omar Graffigna, Fortunato Galtieri, Jorge Anaya y Basilio LamiDozo.

Los videos fueron archivados en la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal, pero en abril de 1988, por temor a que fueran destruidos por un alzamiento militar, una copia de ese material fue llevada secretamente a Oslo, Noruega.

Hoy día los videos de los juicios a la Junta Militar están disponibles todos en internet (Youtube).

El personaje que hace Darín, el fiscal Strassera era un funcionario judicial simpatizante del radicalismo que había militado en el movimiento estudiantil y comenzado su carrera desde el escalón más bajo del Poder Judicial.

El presidente Ricardo Alfonsín, elegido por el voto popular tras la culminación de la dictadura militar, nombró a Srassera, fiscal de la Cámara Federal de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, que estaría a cargo del juicio histórico. Políticamente procedía del radicalismo argentino.

Pocos países latinoamericanos, lacerados en la violación de sus derechos fundamentales por luna dictadura, han logrado lo que hizo Argentina en 1985.