Apresado es vinculado al enemigo público número uno de los Países Bajos

61
holandés Dennis Goedee,
holandés Dennis Goedee,

SANTO DOMINGO, RD.- Con una relación desde la infancia, Dennis Goedee –uno de tres peligrosos fugitivos holandeses apresados este fin de semana en República Dominicana- era confidente y socio de crimen del considerado enemigo público número uno de los Países Bajos, Ridouan Taghi. Ambos mantuvieron y organizaron una red de tráfico de cocaína.

Este lazo criminal se detuvo con el apresamiento de Taghi en 2019, arrestado en una lujosa residencia de Dubai, Emiratos Árabes Unidos, pero los medios holandeses dan cuenta que la amistad entre ambos parece haberse tambaleado en 2015 cuando Taghi arremetió contra Goedee por su intención de liquidar a su rival Karim Bouyakhrichan, hermano del criminal Samir Bouyakhrichan, asesinado en España en 2014.

Y fueron estos mensajes mutuos, interceptados y descifrados de servidores informáticos, que dieron la constancia al Departamento de Investigación Criminal de Países Bajos de la sociedad entre ambos. La conversación interceptada se produjo el 19 de septiembre de 2015, ocho días después de que se informara en medios dominicanos que Goedee fue detenido en Santo Domingo acusado de tráfico, mientras transportaba paquetes de drogas en vehículos de su propiedad.

“Pertenece a una organización criminal de narcotráfico internacional y lavado de activos, y fue capturado en base a una exhaustiva investigación que permitió ubicarlo en el sector de Arroyo Hondo”, indicó la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) en el momento de su apresamiento.

Goedee, de 47 años, se encontraba en libertad condicional en el país por este decomiso,  y era uno de los últimos contactos de Taghi que seguía prófugo.

TAGHI, PODEROSO NARCOTRAFICANTE

Ridouan Taghi, alegado socio de narcotráfico de Goedee, se convirtió en uno de los más poderosos narcotraficantes de Europa, según resalta la agencia RFI.

De origen marroquí–holandés, Taghi es acusado de haber ordenado el asesinato de por lo menos nueve personas.

Además, se sospecha de su responsabilidad en atentados contra dos medios de comunicación holandeses que lo identificaron en publicaciones en las que se informaba sobre sus actividades delictivas.