Murió en prisión de Nueva York y según familiares su cadáver fue entregado sin algunos órganos

    Murió en prisión de Nueva York y según familiares su cadáver fue entregado sin algunos órganos
    Murió en prisión de Nueva York y según familiares su cadáver fue entregado sin algunos órganos

    NUEVA YORK.-El veterano del Ejército de Estados Unidos, Everett Palmer Jr, murió mientras se encontraba en prisión en el condado de Nueva York.

    Plamer, de 41 años y padre de dos hijos, acudió a las autoridades porque quería resolver una orden por haber bebido bajo influencia del alcohol (DUI), pendiente de un incidente en 2016 en Pensilvania, para asegurarse de que su licencia fuera válida para poder viajar a Delaware a visitar a su familia.

    El 9 de abril de 2018, dos días después de que lo dejaran detenido, se les informó a los familiares de Palmer que este había muerto mientras estaba en la cárcel. Catorce meses después, sus familiares alegan que no saben cómo sucedieron los hechos y que recibieron el cadáver sin la garganta, el corazón y el cerebro.

    Según el informe publicado en el portal estadounidense CNN, la autopsia inicial realizada por la oficina del forense del condado de York, dice que Palmer murió tras un incidente “después de un estado de excitación” durante el cual “comenzó a golpearse la cabeza contra el interior de la puerta de su celda” y fue restringido. El informe dice que Palmer se agitó como resultado de la “toxicidad de la metanfetamina”. Un probable “trastorno de células rojas” como un factor contribuyente.

    Los familiares de Palmer confirmaron que este tuvo “alguna historia de uso de drogas”. Sin embargo, alegan que este nunca consumió metanfetaminas.

    Según su familia, Palmer nunca tuvo ningún problema de salud antes de su muerte. También dicen que no creen en el informe de la autopsia donde se narra que él estaba golpeándose a sí mismo.

    La Oficina del Forense del Condado de York actualizó los resultados de su autopsia el 28 de julio de 2018, para incluir una forma de muerte, que figura como “indeterminada”.

    “Habría tenido que recibir (el método) en la misma cárcel. No creemos que eso haya ocurrido”, dijo el abogado en derechos civiles, Lee Merritt, quien está a cargo del caso.

    El cuerpo de Palmer fue devuelto a su familia, pero fue solo después de que la familia contrató a su propio patólogo forense que descubrieron que al cuerpo de Palmer le faltaban tres partes del cuerpo.

    “No es inusual sacar órganos de un cuerpo durante una autopsia, especialmente si cree que estaban sujetos a un trauma. La parte altamente inusual es extraviarlos”, dijo Merritt.

    Los Palmer dicen que el forense a cargo del caso indicó que las partes faltantes del cuerpo se encontraban en un laboratorio independiente, el cual se negó a entregar los órganos alegando que estaban bajo investigación. Los familiares de Everrett opinan que las piezas faltantes revelarán los detalles de su muerte.

    De los cinco hijos que componen la familia Palmer, Everett Palmer Jr. era el que mantenía el vínculo familiar fuerte, según su hermano Dwayne. Era un “gigante apacible”, alto y musculoso, y sirvió como paracaidista del Ejército de EE.UU.

    “Bromeaba mucho. Era la vida de la familia”, expresó Dwayne Palmer. “No era una persona perfecta, pero ciertamente no es alguien que sea un agitador, peleando, comenzando con problemas o algo así. Era una persona amorosa”.

    Según el informe de la autopsia, en la mañana de su muerte, Everett Palmer Jr. fue llevado a una clínica médica donde se observó que no respondía. Fue trasladado al Hospital de York, donde fue declarado muerto a las 5:46 de la mañana.

    “Si estaba siendo procesado por algo que hizo mal en términos del DUI, se le debe responsabilizar por eso, pero no debería ser una sentencia de muerte dentro de una cárcel”, agregó su hermano. “Sabemos que hay buenas personas en ese sistema penitenciario. Les pedimos que se presenten y compartan lo que saben”.

    Los familiares de Everrett buscan respuestas sobre su muerte ya que se les entregó el cadáver sin algunos órganos y aún no se les ha esclarecido su muerte escenario a pesar de haber pasado más de un año del deceso. (Fuente diario libre).